Historia del bordado de Arraiolos

Al punto de arraiolos se le conocía en la antigüedad como punto de cruz oblicuo o eslavo, hay datos de su existencia en toda Europa, aunque se afianzara en el alentejo portugués en el s. XV. Existe en España un tapiz en la catedral de Astorga, realizado con esta técnica, que se le data en el s.XII.

Era un punto que se utilizaba en los bordados de Asís y en los de origen marroquí para cubrir grandes áreas rápidamente, se encuadraba dentro de los bordados sobre cañamazo, igual al que realizaban en Fez o Granada.

             El origen de las alfombras de arraiolos es difuso, no se sabe a ciencia cierta quién introdujo esta técnica en la región, que luego tomaría su nombre para denominarlas. Las primeras referencias escritas sobre las alfombras son los inventarios de los conventos alentejanos, en ellos aparecen piezas sobre las que existe la teoría de que fueron las monjas las primeras que realizaron las alfombras, aunque es posible pensar que quizá las aportaran las damas nobles en su retiro al propio convento legándolas al mismo.

             Arraiolos era una villa de paso de las familias musulmanas, con lo que también es posible que se dedicaran a la venta de sus alfombras, seguramente realizadas con el punto de cruz oblicuo, y que por conveniencias políticas pasaron a llamarlo punto de arraiolos. Aprovechó esta circunstancia toda la sociedad arraioloense, que acogió a los musulmanes para poder vender la lana de sus ovejas, crear entre todos una manufactura alrededor de las alfombras de arraiolos. Se crearon tintorerías para poder teñir las lanas, fábricas de tela de cañamazo, etc…

             En el s.XVII la nobleza portuguesa y la europea encontraron en los tapices y alfombras de arraiolos un elemento decorativo para sus palacios, arrancó entonces el nombre de las alfombras y tapices de arraiolos, fue su época de esplendor, se crearon obras muy importantes en diseño y trabajo, con importantes medidas, colores, etc.

             Existen dos tipos de diseños en las alfombras de arraiolos, el persa, más florido y recargado con ornamentaciones florales, con una roseta central; y el tipo marroquí que suele estar formado por diseños geométricos de varios colores y entrelazamientos que consiguen un verdadero mosaico de color. Actualmente se han introducido diseños más actuales, se adecua el tamaño de las alfombras, se adapta a las decoraciones del resto de la casa, etc. Aunque los diseños antiguos todavía consiguen la admiración de los verdaderos aficionados al mundo de los arraiolos.

Bibliografía:

Fernando Baptista de Oliveira. História e técnica dos tapetes de Arraiolos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: